Arroyo Del Barco: OSSE dispuso una barrera flotante en la desembocadura para potenciar mecanismos de retención de sólidos

 

 

Se suma a los sumideros ya construidos y a la reja de contención final. Se trata de una malla de 140 metros de longitud que complementa las acciones que la empresa municipal estableció para resguardar el espejo de agua del puerto
  Una barrera flotante de 140 metros de extensión se encuentra operativa en la desembocadura de la obra de desagües pluviales en la cuenca del “Arroyo del Barco” lo que permitirá, a priori, fortalecer el engranaje que Obras Sanitarias trazó en el lugar con sumideros en sectores aledaños y la reja de retención que fue ubicada en el extremo del conducto principal, pensando en el cuidado de lo que es el espejo de agua de esa parte del puerto local.
    “El objetivo principal pasa por retener los sólidos flotantes que eventualmente hayan sorteado los diferentes mecanismos de contención que tiene el desagüe –confiaron técnicos de la empresa sanitaria cuya presidencia está a cargo de la ingeniera Viviana Bolgeri-.  Es decir, en el contexto de la obra se construyeron 31 nuevos sumideros y se fijó un dispositivo de acero (reja)  en el extremo del conducto buscando impedir que flotantes y subflotantes tengan curso hacia el espejo del puerto. Aún así se creyó conveniente fortalecer estas barreras con una malla que ha tenido un tratamiento especial en PVC”.
    Justamente esta barrera flotante se confeccionó con una tela especial que la hace impermeable y resistente a los rayos UV, teniendo en cuenta que se encuentra expuesta en el medio marino. Cuenta con un núcleo de flotación y posee una cadena de lastre que la mantiene ubicada, abarcando 30 cm sobre el nivel de superficie y 60 cm bajo agua, lo que sirve a la función de “muro” para la que fue ideada. Esta constituida por siete tramos de 20 metros cada uno, lo que totaliza los 140 metros de longitud total.
   “El “muro” queda flotando en forma permanente –remarcaron los profesionales de la Gerencia de Obras de OSSE-. Se ha fijado a unos anclajes sumergidos. Comenzamos con su  disposición el 22 de marzo y cinco días después estábamos con los ajustes finales. Es un complemento ideal de los sumideros y de la reja que se fijó en el extremo de la obra.”
   A propósito de ésta es de recordar que Obras Sanitarias desarrolló oportunamente la metodología orientada a la retención de sólidos en obras pluviales de envergadura, tal el caso del desagüe en la cuenca del Arroyo del Barco. Se trata de un dispositivo de acero que se ubica en el final del conducto y que hace las veces de “pared” frente a flotantes y subflotantes que no hayan sido atrapados por otras cámaras interceptoras.
   La barrera flotante de reciente disposición responde al proyecto aprobado por la Dirección Provincial de Hidráulica y el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible, y se enmarca en el contexto global de la obra cuya finalidad tiende a mejorar la velocidad del escurrimiento de las aguas de lluvia.
   Concretamente y a partir de un esfuerzo conjunto que hace OSSE con la Secretaría de Infraestructura y Política Hídrica de la Nación, la aludida Hidráulica Provincial, el Ministerio de Agroindustria y el Consorcio Portuario, se pretende evitar que precipitaciones moderadas provoquen acumulaciones de agua que afecten bienes o transitabilidad de un número aproximado de 180 mil vecinos que habitan en 14 barrios de zona sur (Villa Lourdes, Puerto, Las Avenidas, Peralta Ramos Oeste, El Progreso, El Martillo, Florencio Sánchez, Cerrito Sur, Cerrito y San Salvador, Juramento, Gral. San Martín, Termas Huinco, Colinas de Peralta Ramos y Punta Mogotes).