El Municipio y OSSE impulsaron una “Jornada sobre Radarización Meteorológica”

 

Especialistas contaron la experiencia interdisciplinaria desarrollada en Córdoba, donde se instaló un sistema igual al construido en Mar del Plata

 

El Municipio de General Pueyrredon y Obras Sanitarias Mar del Plata llevaron adelante una “Jornada de Radarización Meteorológica – Mar del Plata”, donde hubo ponencias vinculadas a lo último en materia de innovación tecnológica asociada a la operatoria y lectura del Radar Meteorológico, el cual ya se encuentra operativo.

 

El evento, cuyas palabras de bienvenida estuvieron a cargo del presidente de OSSE, Ing. Mario Dell Olio,  sirvió para acentuar los conocimientos sobre el Sistema Nacional de Radares Meteorológicos (SINARAME), impulsado a través de la  Secretaría de Infraestructura y Políticas Hídricas de la Nación.

 

   “El radar ya está funcionando más allá de que hoy pensábamos hacer la inauguración formal y debimos reprogramarla para más adelante. La etapa de pruebas de 90 días fue superada conforme lo esperábamos pudiéndose obtener, en definitiva, una herramienta útil para distintos sectores de la comunidad, como puede ser el turismo,  la producción, etc. Tanto el secretario de Recursos Hídricos de la Nación, el ingeniero Pablo Bereciartua, que no ha podido estar hoy con nosotros por inconvenientes en el vuelo con la neblina, como el intendente Carlos Arroyo, han puesto el máximo esfuerzo para que se cumplan todos los parámetros de funcionalidad de este radar, desde el tendido de fibra óptica en si hasta las comunicaciones propiamente dichas. Es un esfuerzo mancomunado, un trabajo en equipo para cristalizar el aporte de esta tecnología de avanzada en materia meteorológica que va a ser de mucha utilidad y conveniencia”, señaló Dell Olio.

 

Participaron del encuentro la vicepresidente de OSSE, Ing. Viviana Bolgeri, el Secretario de Tecnología e Innovación del Municipio de General Pueyrredon, Ing. Sergio Andueza, el representante local de Autoridad del Agua de la Provincia de Buenos Aires, Dr. Agustín Bosch, el titular de Defensa Civil Rodrigo Concalves, el representante de la Asociación Frutihortícola Ricardo Velimirovich,  los meteorólogos  Alejandro Benavides y Javier Merlos y diversos representantes de universidades locales.

 

En representación del “Grupo Radar Córdoba”, expuso el magister Denis Poffo, quien abordó el tema “Sistemas de alerta en tiempo real y modelado numérico”, mostrando ejemplos de casos de estudios y experiencias desarrolladas en base al análisis de los datos generados por el radar instalado en Córdoba,.

 

A continuación, expuso el ingeniero Jorge Saffe –del mismo órgano cordobés- sobre el desarrollo de productos para la visualización y procesamiento de datos del radar meteorológico. Explicó que a nivel nacional se avanza en la elaboración de estadísticas y programas de calibración que permitan optimizar la utilización de la información generada por el radar. Detalló que la tecnología que se utiliza el radar instalado en Mar del Plata es la de mayor desarrollo con la que se trabaja a nivel mundial.

 

El encuentro de jornada completa, con ponencias de mañana y tarde, se cerró con una mesa redonda donde los participantes trataron  “problemáticas locales y regionales”, lo que diera pie a la postre a las conclusiones donde se volcaron experiencias, necesidades, prioridades y planes a futuro.

 

 

 Con el Estadio Nacional

 

El origen de la iniciativa que hoy se cristaliza tiene su foco en el mes de octubre de 2017, cuando los ingenieros Pablo Bereciartua  Mario Dell Olio, en concordancia con los ejes de trabajo impulsado por el intendente Carlos Arroyo,  rubricaron un Convenio Marco de Cooperación y Asistencia entre Hídricos de la Nación y OSSE trazando lazos de “trabajo mancomunado”, siempre en el contexto del SiNaRaMe.

 

Dicho acuerdo impulsó la puesta en servicio de los tramos del proyecto, aportando las herramientas apropiadas para atender diferentes cuestiones y rasgos de operatividad, mantenimiento y funcionalidad sustentable en el tiempo, materializando la red hidrometeorológica de Obras Sanitarias en orden a la verificación de crecidas de arroyos asociadas a fenómenos de lluvias combinadas con el estado de las cuencas.

 

El radar instalado en la ciudad y ya en funciones superó con éxito su etapa de pruebas, lapso que hoy permite visualizar correctamente la información inherente a la ciudad. Su desarrollo, fabricación y puesta en funcionamiento fueron encomendados por la Secretaría de Infraestructura y Políticas Hídricas de la Nación al Instituto de Investigaciones Aplicadas (INVAP), habiendo gestionado OSSE la contratación del servicio de internet y la provisión de la fibra óptica necesaria para la conexión de la última milla, unos 350 metros que involucraron toda una obra civil que vincula el radar -por un ducto subterráneo- con la cámara de acceso del proveedor del servicio ARSAT sobre la ruta 11.

 

A propósito de la aludida empresa INVAP, se llegó a coordinar con esta la instalación del tendido de la fibra entre ambos extremos, lo cual se concretó con la modalidad de “fusión rematada en bandeja” dentro del radar y se complementó con distintas mediciones contra el punto de acceso del ISP (proveedor de internet). Así quedó la fibra iluminada y lista para dar servicio.

 

También la necesidad de energía para la puesta en funcionamiento del radar había exigido la participación de Obras Sanitarias, que previamente avanzó en un convenio con EDEA a efectos de facilitar los trabajos de tendido eléctrico. En ese marco, la empresa municipal asumió el compromiso de afrontar los gastos del consumo eléctrico del radar poniendo a disposición de la contraparte toda la información que se generara a partir del funcionamiento del nuevo aparato.

 

Detalles técnicos

 

    El Radar Meteorológico se ubica efectivamente en el predio de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR), en el kilómetro 506 de Ruta 11. Allí y con un montaje que trepa hasta los 23 metros de altura, la infraestructura cobra importancia real en orden a la factibilidad de pronosticar el estado del tiempo con mayor certeza, aportando información  clave para prever fenómenos meteorológicos.  Sus principales aplicaciones giran en relación con la posibilidad de “leer” el estado del tiempo, generando  pronósticos a mediano y corto plazo. Paralelamente, se puede prever y monitorear contingencias ambientales (granizo, lluvias torrenciales o tormentas severas) y aportar a la seguridad en la navegación y aeronavegación, acentuando estudios de física de la atmósfera y suministro de datos básicos para la investigación científica y tecnológica.