De esta forma, se amplia el sector de plaza, donde se dispondrá parquizado y rampa de acceso.
Se ajustan detalles operativos y se prevé empalme de cañerías para los próximos días

   Con el desmantelamiento y posterior demolición del edificio que desde el año 1975 albergaba a la vieja estación elevadora, progresan por estas horas en el predio de Tucumán y Almafuerte los trabajos encarados por Obras Sanitarias MGP tendientes a completar el “pulmón  verde” ideado en el lugar en el marco de la construcción del moderno Centro de Abastecimiento de Agua que  podrá impulsar al sistema 6 millones de litros por hora para  potenciar la reserva del recurso en 14 barrios ubicados al sur de calle Rodríguez Peña.

   Este jueves por la mañana los operarios avanzaron sobre el derrumbamiento de paredes, techo y muros de lo que fuera la antigua sala de bombas situada en la estructura paralela a calle Almafuerte, y ya por la tarde se hizo eje en desmontar bombas y viejos motores que fueran retirados con antelación. Esta aparatología, que estuvo operativa efectivamente desde mediados de la década del 70 hasta fines de diciembre último, será evaluada minuciosamente por la Gerencia de Servicios de OSSE a fin de rescatar todas las piezas que puedan servir a modo de repuesto.

   “También se está encarando la demolición de lo que fuera la subestación de la distribuidora de energía eléctrica», informaron técnicos de la empresa sanitaria presidida por el arquitecto Carlos Katz en el marco de la gestión municipal del intendente Montenegro.

   Este progreso guarda relación a la continuidad del parquizado de todo el sector de plaza ya dispuesto en el lugar. Una vez despejado el terreno de escombros y restos de cañería se podrá dar lugar a la plantación del “bosque de jacarandá” proyectado  y habilitar una  nueva entrada por calle Almafuerte que, al igual que como acontece por Laprida, contará con una rampa de acceso especial.

Continua actividad

   La obra del Centro de Abastecimiento Tucumán (CAT) evidencia ciertamente una actividad continua en el lugar más allá de las intervenciones para el sector de plaza, donde además de la demolición aludida se están ultimando detalles para la habilitación formal de las dos estaciones saludables dispuestas a ambos lados del escenario.

   En la cara operativa concretamente se atienden cuestiones de orden global tal el caso de las tareas que la Gerencia de Producción desarrolló en la semana sobre una válvula en la intersección de calles Mitre y Formosa. Más allá de la distancia entre este punto y la estación, el vínculo es directo y posibilita mejorar el transporte desde “Tucumán y Almafuerte” hacia los barrios San José y Chauvín.  En este contexto también la empresa se encuentra verificando presiones en domicilios del área de incumbencia.

   Cabe remarcar que, en igual sentido, la próxima semana habrá de trabajarse en el mismo sector de calles Tucumán y Almafuerte en el “Empalme de refuerzo Buenos Aires”. Esto es, se trabajará en la conexión de cañerías que salen de la estación con unos nuevos conductos de refuerzo.

   “Actualmente el CAT esta replicando la operatoria que hacía la vieja estación –añadieron los técnicos-. Una vez que contemos con el lote de las últimas 3 electrobombas que restan ubicar, las que se encuentran en fase de pruebas en fábrica, entonces sí comenzaremos a trabajar con las diferentes presiones y alcanzando el ideal operativo para el que se creó la terminal”.

    Como bien se ha dado cuenta oportunamente, la estación de bombeo  del  CAT evidencia en estos días ensayos de funcionamiento permanente con siete electrobombas ya instaladas y en “ejercicio”, lo que posibilita ir ajustando detalles operativos a la espera de las tres restantes. Con la “cadena” de diez bombas en funciones entonces sí se podrá llegar a impulsar al sistema los aludidos 6 millones de litros de agua por hora y potenciar así la prestación en más de una decena de barrios que se ubican al sur de calle Rodríguez Peña.